Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 12 de abril de 2016
VICENT GREGORI

Mangarrufa 3.0

[Img #17859]Desde el inicio de la legislatura desde el Partido Popular venimos denunciando  una serie de favoritismos, amiguismos y enchufismos  por parte del nuevo Gobierno de Gandia formado por PSOE y Més Gandia (Compromís, Esquerra Unida y Esquerra Republicana), al igual que venía haciéndose en la época del ex alcalde Orengo.

 

Si ya el pasado 13 de junio quedo patente que los ciudadanos no votaron al actual Gobierno de Gandia en las urnas, sino que éste se arregló en un despacho, a espaldas de la ciudadanía, ahora sabemos que el objetivo era acceder a la alcaldía, no para gobernar Gandia, sino para echar al PP e iniciar así todo un proceso de devolución de favores.

 

A los más de 80 enchufados entre Ayuntamiento, IPG y empresas de servicios, reconocidos por el Gobierno de socialistas y nacionalistas, hay que sumarle desde la semana pasada uno más: un alto funcionario, traído desde el ayuntamiento de Montserrat, del entorno socialista,  para ubicarlo en el departamento de Urbanismo. Como si no hubiese funcionarios del propio Ayuntamiento de Gandia, que hay que traerlos de fuera. Todo ello sin pasar por ninguna mesa de negociación con los sindicatos.

 

A todo esto le añadimos la tan sonada y rocambolesca adjudicación del Centro Deportivo Roís de Corella, que ante el silencio de PSOE y Més Gandia, esta dudosa contrata pública ha causado una grave crisis interna en el partido de Ciudadanos Gandia y el cese del secretario y asesor del grupo municipal.

 

El último caso de amiguismo que desde el PP hemos tenido constancia y hemos denunciado públicamente es la contratación a una única empresa de viajes, propiedad de una ex concejal socialista de facturas por valor de 32.504 € en tan sólo 5  meses y medio, para viajes oficiales del actual gobierno.

 

En cambio a los ciudadanos les suben brutalmente los impuestos, recortan y eliminan servicios, les dicen a las asociaciones que no tienen dinero y retiran ayudas a colectivos sociales, culturales, deportivos y educativos.

 

Una ciudad sumida en el caos, dirigida por quien la ciudadanía no votó y que hasta el mes de julio, por lo menos, no tendrá presupuestos. Eso sí, la preocupación del actual Gobierno de PSOE y Més Gandia es la de colocar enchufados, favorecer a empresas amigas y devolver favores a quien les dio la alcaldía. Vivimos en la era de la información y esto es lo que viene denominándose, una Mangarrufa 3.0

¡Deja tu comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sociedad y Política • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress